Seguidores

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La garganta quema, pero las palabras más.